miércoles, 2 de julio de 2008

Garrick, préstanos tu bata blanca.


En un rinconcito de Granada comencé mis primeros pasos...contando cuentos, y el calendario pasaba mes a mes, año a año, repleto de Miércoles lleno de olores, cosquillas en el estómago, colores, carcajadas, miradas cómplices y caras ya conocidas.

Una vez una chica, al salir de la Tetería me dijo entre risas nerviosas y una mirada que buscaba algún punto de salvamento en el suelo: "Deberías llevar una bata blanca...porque me has curado"

Fue ahí cuando comencé a amar mi profesión, los cuentos, el teatro, el juego, el buen humor y el regalo de la palabra...en ese momento todo comenzó a tener sentido. Vivo de vuestras risas, de vuestras miradas, de la dulce percusión de un aplauso...y me cuentas que te sientes mejor cuando ríes?

Mi compañero, amigo, capitán teatral y hermano Rojo, destapó una noche el tarro de los poemas y nos regaló uno de Juan de Dios Peza...donde nos hablaba de Garrick. Un actor de hace ya unos siglos, que vivió justo en el momento en el que el nacimiento de la "depresión" se adelantó a la psicología, al psicoanálisis y ciertos fármacos.

Ante tan extraño y pesado mal...los doctores recomendaban ir a ver al gran Garrick al teatro...un par de dosis a la semana de enormes risas y carcajadas y bache superado...vuelta al camino de la felicidad.

Garrick...un servidor, junto a muchos otros compañeros, con los que me enorgullezco caminar, te hacemos un homenaje con nuestro trabajo y nuestra dedicación al Teatro...aunque sea por ti, seguiremos curando, con nuestra bata blanca imaginaria...




Eso sí...y que el mundo nos perdone cuando somos nosotros los que enfermamos y, algunas veces, ríamos llorando y otras tantas lloremos a carcajadas...



REÍR LLORANDO

Viendo a Garrick -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra,
y más feliz…” y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
sufro -le dijo-, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única pasión la de la muerte.

-Viajad y os distraeréis. -¡Tanto he viajado!
-Las lecturas buscad. -¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer. -¡Si soy amado!
-Un título adquirid. -¡Noble he nacido!

-¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas.
-¿De lisonjas gustáis? -¡Tantas escucho!
-¿Qué tenéis de familia? -Mis tristezas.
-¿Vais a los cementerios? -Mucho… mucho.

-De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?
-Sí, mas no dejo que me impongan yugos:
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja -agrega el médico- perplejo
vuestro mal, y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo
“Sólo viendo a Garrick podréis curaros”.
-¿A Garrik? -Sí, a Garrick… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡Tiene una gracia artística asombrosa!
-¿Y a mí me hará reír? -¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?
-Así -dijo el enfermo-, no me curo:
¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto,
y también a llorar con carcajadas.

Juan de Dios Peza

5 comentarios:

vicky.gaspar dijo...

¿Para cuando Tarragona?

Un besote muy grande!

vicky.gaspar dijo...

Que mal lo debería haber pasado la chica al decir algo como "Deberías llevar una bata blanca...porque me has curado". Je je, le mariposearía el estómago durante varios días.

cris.croche dijo...

La chica esa tenia toda la razon, yo fui a verde dos dias despues de q me dejase mi novio q es de malaga y fue el q tbn te habia visto el que me lo dijo, y por momentos consegui olvidarme de el. Muchas gracias

J e S s ♥ dijo...

¡¡Precioso!!
Al igual que cada vez que ogio ese "para alargate la vida a ti" de la promo de paramount, se me han puesto los pelos de punta!

Un besazo!!

MERCURINA dijo...

Realmente creo en el poder curativo de la risa, más payasos y menos pastillas es lo que hace falta.
besos y risas